lunes, 15 de junio de 2009

Ahorita hablamos...

Miércoles, 5:58 a.m. Hace 15 minutos estoy sentada sobre el suelo frío y la niebla de la mañana me está derritiendo la nariz.

Y allí viene. Casi que derrite el hielo de esta madrugada con su calidez informal.

–Hola Lina, ¿cómo estás? – me saluda mientras me pongo de pie un poco sonrojada.
–Ho-o-la, bien y tú? –lo saludo de beso en la mejilla, poniendo todo mi esfuerzo en que no se me voltee la cara o haga alguna estupidez como babearme-.
–Bien, ehh… bueno, yo…yo..yo quería, pues, quería – se aclara la garganta y vuelve a comenzar –.Yo quería decirte, el viernes que te vi…pues, quería decirte algo, pero no sé cómo decírtelo. Pues, es que…no sé cómo decirte lo que quiero decirte – yo estoy a punto de un colapso nervioso - . Pasé todo el fin de semana pensando en cómo te lo iba a decir, pero no he podido encontrar la respuesta. Por eso no volví a salir – maldito (pienso yo), ¿no ves que no estudié por ir a buscarte a la calle?- pero, pero…
–ehh, emm – mejor no hablo porque se me atropellan las palabras - . Yo, emm, este, lle.., llegó la profe, ahorita hablamos.

1 comentarios:

Anónimo dijo...

jajajaja y no que no habías escrito nada sobre él!!! Lina! reacciona!!