viernes, 26 de junio de 2009

“SE DEBE PENALIZAR AL EXPENDEDOR, NO AL CONSUMIDOR”: FABIO HUMBERTO RIVERA

Por: Lina María Moreno Restrepo
linis_m91@hotmail.com

Fabio Humberto Rivera, opina que se deben penalizar el tráfico y el expendio de drogas, no el consumo; y que al consumidor, el Estado debe brindarle tratamientos de obligatorio cumplimiento.

El tema de la dosis personal ha sido objeto de debate desde hace ya mucho tiempo.
En 1994, el ex-magistrado y ahora presidente del Polo Democrático, Carlos Gaviria, logró que se despenalizara su consumo. Por otro lado, el Presidente Álvaro Uribe, ha presentado ante el Congreso, cinco veces un proyecto de ley que penalice la dosis mínima, y quiere tener una sexta oportunidad.
Mientras tanto, numerosas encuestas manifiestan cifras aterradoras sobre el uso de drogas: según un informe del diario El Espectador, cuatro millones de colombianos han consumido drogas alguna vez, y entre ellos, 65.000 son menores de edad[1]. Un estudio del Ministerio del Interior y de Justicia aplicado a 30.000 habitantes, reveló que el 9.1% de la población encuestada (12 a 65 años) ha consumido drogas ilícitas por lo menos una vez en la vida[2]. El hecho se vuelve cada vez más preocupante.
Fabio Humberto Rivera Rivera, médico y presidente del Concejo de Medellín, habló sobre el tema de la dosis mínima y el uso de drogas en la ciudad.

Lina Moreno: ¿Qué opina de la decisión del Presidente de presentar por sexta vez un proyecto de ley que penalice el consumo de la dosis mínima?
Fabio Humberto Rivera: Históricamente, Colombia ha sido un país que trafica cantidades enormes de cocaína, heroína y marihuana para el resto de países del mundo. Pero a medida que pasan los años, Colombia se ha vuelto también un país consumidor.
Medellín es la ciudad de mayor consumo de marihuana en Colombia y le sigue Cali, según un estudio presentado ayer en televisión.
Yo soy médico y creo que meter a la cárcel a una persona porque consume marihuana, consume coca o bazuco, no es la solución. A los consumidores se les debe tratar como personas adictas, y por lo tanto el sistema de salud debería tener propuestas para dar tratamientos a estas personas, más que una ley para penalizarlos.
Sin embargo, también hay que buscar una normatividad que permita penalizar a quienes, escudados en la dosis personal, mantienen 4 ó 5 dosis para venderlas. Hay que coger esas casas de vicio.
Al vendedor se le debe penalizar. Al consumidor, al que es adicto, se le debe tratar en el sistema de salud.

L.M.: En Colombia, por un lado se lucha para erradicar los cultivos ilícitos, pero por el otro se permite el consumo de la dosis personal ¿Qué se debe hacer para tener un equilibrio?
F.R.: A un adicto, que es un enfermo, no se debe tratar con la cárcel, hay que garantizarle salud.
Hay que meter a la cárcel es a quien escudándose en la norma, busca mantener pocas dosis y cuando lo cogen se justifica diciendo que es su dosis personal, cuando lo que está haciendo es vendiendo. A ese sí hay que perseguirlo. Al que trae la cocaína y la marihuana para que se vendan en Medellín y a las casas de vicio, también hay que perseguirlas.
Si perseguimos todo el tráfico, toda la cadena y la combatimos, la contrarrestamos, la penalizamos y la llevamos a la cárcel, con absoluta seguridad esto ayudará también a que el sistema de salud pueda tratar al que es adicto.

L.M.: ¿Cómo se ha tratado el tema de la dosis en el Concejo?
F.R.: Hay gente radical que considera que al consumidor también hay que penalizarlo. Yo soy médico y no podría aceptar eso: que alguien que sea adicto a la marihuana haya que meterlo a la cárcel. Pero si ese adicto a la marihuana es a su vez el traficante, hay que llevarlo a la cárcel, pero no por adicto sino por traficante. Hay que penalizar es el tráfico, el negocio de la droga, toda la cadena, mas no al adicto, al adicto hay que tratarlo como enfermo.

L.M.: ¿Es válido justificar el consumo de droga con el artículo 16, que habla sobre el derecho del libre desarrollo de la personalidad?
F.R.: Consumir droga está prohibido y no debe estar apoyado sobre la tesis de Gaviria, de que por derecho al libre desarrollo uno puede hacerlo. Eso no es libertad, es libertinaje. El consumo de droga hay que evitarlo. De la misma manera en que en muchos lugares del mundo está prohibido el consumo de cigarrillo en espacios públicos. Pero el problema no se resuelve metiendo a la cárcel al adicto, el problema hay que resolverlo en su raíz: tráfico, negocio, venta, expendio… y hay que cortar la posibilidad de que el traficante, que es delincuente, se escude en la dosis personal para vender droga. Ahí está el meollo del asunto: el Gobierno Nacional quiere penalizarla porque la mayoría de los que expenden droga, se refugian en la dosis mínima para eludir su responsabilidad ante la Policía y la Fiscalía.

L.M.: ¿Qué opina del paternalismo del que habla Carlos Gaviria para defender el consumo de la dosis mínima?
F.R.: Un país sin normas es anárquico. Los seres humanos tenemos que estar regulados.
En lo social, yo soy de izquierda: reclamo seguridad social, educación gratuita para todos, universidades públicas, un pensamiento social. Pero creo que tengo mucho de centro en el tema de la autoridad, no soy de los que consideran que a los colombianos hay que dejarlos hacer lo que quieran, ni que la comunidad manda así mande mal. Por ejemplo, en una casa que no hayan normas ni autoridad, habrá desorden. Quienes consideran desde la academia que a las personas se les debe dejar hacer lo que quieran, están equivocados. Las normas tienen que existir, un país sin normas entraría en una anarquía.

L.M.: ¿Debería el Estado obligar al consumidor de droga a recibir tratamiento médico?
F.R.: En eso estoy de acuerdo con Fabio Valencia: el adicto debería recibir tratamientos de obligatorio cumplimiento. La libertad de las personas no debe ser tal que permita que se dañen a sí mismos y dañen a los demás. La libertad en un estado social de derecho llega hasta donde empiezan los derechos del otro. La libertad hay que entenderla como no permitir hacerse daño a sí mismo ni a los demás.

L.M.: ¿Qué opina del uso medicinal de las drogas?
F.R.: Yo soy médico occidental y tradicional, no yerbatero, pero respeto a quienes hacen medicina desde las plantas, desde que estén basados en el estudio y análisis de las propiedades químicas de éstas. Por ejemplo, la morfina es utilizada para manejar el dolor en pacientes terminales con cáncer, y en ese caso está aceptada por el Estado. Pero hay también quienes la utilizan para drogarse todos los días. A ese adicto a la morfina hay que posibilitarle un tratamiento para que se regenere. Un adicto tiene, no sólo problemas de salud física, sino también mental.

L.M.: ¿Usted cree que si se penalizara la dosis personal, se reduciría el consumo de droga?
F.R.: No creo que se reduzca el consumo. Es como el homicidio: está penalizado y cada vez aumenta más. La penalización no disminuye los delitos. Aquí el problema es educativo, es cultural y de respeto.

L.M.: ¿Qué opina de la marcha que se convocó para defender la dosis personal?
F.R.: No estoy de acuerdo con esa marcha. Yo planteo que hay que prohibir la dosis personal, mas no penalizarla en el consumidor. Hay que educar a los jóvenes. Debe estar prohibido el consumo de drogas, yo no estoy de acuerdo con marchas para defenderlas.

L.M.: ¿Qué se puede hacer para enfrentar el problema de las drogas en los jóvenes?
F.R.: Educación, autoridad y respeto en la familia, autoestima en los jóvenes. Una familia que maltrate al joven, hace que éste busque escaparse de los problemas con la droga. La mayoría de jóvenes prueban la droga, pero sólo se quedan en ella los que tienen problemas en la familia, tienen autoestima baja, que no son seguros, que no se quieren. Hay que reforzar la autoestima en la familia y también en la escuela. Necesitamos mucha cultura, mucha educación y mucho respeto hacia el otro para que los niños y las niñas crezcan con una autoestima que les impida dañarse a sí mismos.


[1] Documento recuperado el 30 de junio de 2009, a las 10:08 a.m., en: http://www.elespectador.com/noticias/politica/articulo120855-son-cuatro-millones-los-colombianos-reconocen-haber-consumido-droga

[2] Documento recuperado el 30 de junio de 2009, a las 9: 56 a.m., en: http://www.mij.gov.co/eContent/newsdetailmore.asp?id=2743&idcompany=2

0 comentarios: