domingo, 14 de junio de 2009

Sin título

Septiembre, 2008

Ella era un poema que se deshizo con el viento.
Ella fue una flor que murió en primavera.
Ella fue el papel. Él fue el lápiz.
Se dejó escribir, tachar, borrar, hacer y deshacer.
Al final él la arrugó y la arrojó al viento.
Descalza, como era, voló como una hoja de otoño. Se enredó y se trenzó con las volutas del aire, tranzportando el amargo aroma del amor.
Entonces se deshizo entre jirones de viento.
Ella fue incertidumbre. Fue un sonido leve, casi imperceptible; un sonido de la noche descubierto por él.
Ella fue un dibujo.
Fue una novela.
Ella fue ella sóla y nadie más.
Nadie nunca la quiso.
Excepto él.
Pero él la borró y la arrojó lejos.
Sólo volvieron pedazos rotos de papel, que se mezclaron con el pelo de él. Se arremolinaron en su cara y le recordaron el aroma de esa cándida mujer y el sentir de sus ojos infinitos.

2 comentarios:

CristinaGil dijo...

Brutal!!!! me encanta linissss... me inspira, apasiona y desiluciona... gracias

CristinaGil dijo...

Brutal!!! me encanta linis... me inspira, me apasiona y me desilusiona... gracias