lunes, 15 de junio de 2009

Mi obsesión

Ya hace mucho tiempo que no tenía una obsesión. No fue algo así como un proceso; más bien me enamoré de un minuto a otro. Y aprovecho mis cualidades investigativas y detectivescas para ello. Para la ceguera no hay nada imposible, puesto que no ve los límites. ¡Ahh! Y olvidé que como hace rato que ando encerrada, el deseo me hizo salir. Tres veces. Pero sólo lo vi una. Y desde eso perdí el conocimiento. Y descubrí mi inspiración. Lo dibujo, lo canto, lo parodio, lo escribo, lo idealizo. Pero de pronto no es como yo lo imagino. De pronto no existe, o de pronto no lo he vito siquiera. Es más puede que ni me guste. Pero esa es mi obsesión.

0 comentarios: